Hace calor

avocado

Avocado

 

Hace calor, hace mucho calor. En la novela de la que vamos a hablar, hace mucho calor; aquí, tampoco. Por eso, entenderéis bien la receta que os traigo hoy.

Sudor* es un tocho de más de 600 página que me he bebido rápidamente, y no precisamente por la sensación de calor. La novela escrita por el chileno Alberto Fuguet desprende una temperatura elevadísima y discurre entre el amor homosexual en tiempos de las redes sociales, y una feria literaria, a través de la que, descubrimos los entresijos del mundillo literario. Digo mundillo porque Fuguet cita nombres reales que habitan en la novela junto con otros ficticios, y algunos ficticios claramente identificables, como Rafael Restrepo y su hijo (un trasunto de Carlos Fuentes y su hijo hemofílico y homosexual, Carlos Lemus).

Me ha llamado poderosamente la atención la escritura del chileno: muy rápida, vivaz, rítmica y con una jerga que relaciono con ciertos dialectos sudamericanos, con un acento y una voz diferente,  rica. Además en la novela se mezclan  mensajes de texto, correos electrónicos, conversaciones, diálogos y estados de Grindr; cierto desorden que ayuda al escritor a mostrar lo que quiere. No sólo se trata el mundo literario y la homosexualidad, se habla y mucho, de situarse en la vida, de la crisis de los 40 y del deseo que lo inunda todo. La ausencia de personajes femeninos y el carácter plano de los pocos que aparecen es algo que he echado de menos.

De manera que debemos luchar contra el calor sofocante de esta novela y de estos días en que nos acercamos al infierno, así que una crema fría podría ayudarnos a poner un poco de aire fresco en este desierto y no sólo por la temperatura del alimento, también por su color y, si es posible, por la compañía. Un toque diferente, una nueva idea con la que combatir el pegajoso calor que nos acecha, porque si algo descubrimos en esta historia es que la vida es un aprendizaje, más allá de los 40, o de los 20, incluso los 50; siempre hay una manera diferente de vivir, de adaptarse a los embates y sorpresas que nos da la vida, de "poner un beso de nieve en este infierno". Espero que os refresque en todos los sentidos

*La novela es un préstamo de mi compi en Vísperas, Fondo de lectura.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *