El porvenir

Hace unas semanas fui al cine: tenía muchas ganas de ver El Porvenir (L’Avenir), que se estrenaba ese mismo día en España.Le sigo la pista a Mia Hansen Love, la directora de la película, desde que vi algunas de sus primeras obras: El padre de mis hijos, Un amor de juventud y la más reciente, Edén.
La protagonista de El Porvenir es una profesora de filosofía (Isabelle Huppert), casada y con dos hijos, que muestra entusiasmo por su vida intelectual. Las circunstancias de su vida empiezan a cambiar, todo se desmorona: su madre enferma, la angustia; su marido y ella ya no tienen la misma relación; sus hijos tienen su vida, y su trabajo intelectual fuera de la enseñanza también se viene abajo.  No se amilana,  aunque llora, piensa y, le afecta en gran medida todo lo que le pasa. Pero esto no la neutraliza, sino que la hace más fuerte, pues Nathalie tiene herramientas suficientes para salir adelante, y eso es lo que vemos en la cinta:  ella siempre camina hacia delante, en continua carrera, sin parar, sin mirar atrás. Algo muy conseguido gracias al ritmo de la película. La tragedia se hace verbal y dialéctica, es decir, las imágenes hablan, pero la palabra forma parte de la imagen subrayando el conflicto. Esto me recuerda a Eric Rhomer, en el que claramente se inspira Hansen Love.
Un elemento fundamental en la película es la libertad. Primero como ausente, después como algo que se consigue y con lo que no se sabe muy bien qué hacer. Escuchamos a la protagonista decir a un antiguo alumno con el que mantiene una estrecha relación: "Cuando lo pienso bien, encontré de nuevo mi libertad. Una libertad total. ¡Es extraordinario!”
Supongo que esto nos ha pasado, en mayor o menor medida, a todos: deseamos tanto algo, que cuando lo alcanzamos nos quedamos tan estupefactos que no sabemos muy bien qué hacer. Quizás ése sea el sentido de aquel dicho chino: “te cuidado con lo que deseas, no vaya a hacerse realidad…” Pero, como he dicho otras veces, sabemos que lo mejor está por-venir; así que esperamos expectantes e impacientes. Y para estar preparados nada mejor que algo dulce y sano con propiedades beneficiosas era nuestro organismo; por eso este pudín de aguacate y chía porque contiene los mejores ingredientes llenos de antioxidante, hierro y omega 3, todo eso que está tan de moda y, además, nos ayudará a recibir nuestro por-venir como se merece.
Puding de chía y aguacate
Pudín de chía y aguacate
Pudín de chía y aguacate
Pudín de chía y aguacate
Pudín de chía y aguacate
Pudín de chía y aguacate

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *